Loading...

sábado, 3 de octubre de 2009

EL refranero familiar


comentarios para hi5

Las Frases de mi abuela



En mi familia siempre han sido muy dados a usar el refranero y a las frases hechas, frases tras las cuales no habia mas opción debido a su contundencia, era oir esa frase y los de menor edad sabiamos que estaba todo dicho, causaban un efecto en nosotros inmediato.No se si los niños de ahora son mas rebeldes o no entienden el significado de dichas frases pero a mi con mis hijos nunca me han funcionado, creo que antes no nos custionabamos tanto su real significado o simplemente eramos mas obedientes, el caso es que yo de pequeña las acataba sin rechistar, valga como ejemplo ....
Una de ellas era la que utilizaba mi abuela materna, la yaya Juliana, por las mañanas.Operaron a mi madre de la vesicula y mi hermano y yo nos quedamos una temporada a dormir en su casa, cuando nos levantaba para ir al colegio, desde el comedor empezaba a decir mientras se dirigia a la habitación donde dormiamos....
_" A levantarse que son las ocho y media y viene lloviendo" A lo mejor hacia un sol esplendoroso pero todos los dias a las ocho y media en punto venia lloviendo, lo decia en tono fuerte y contundente, sin darte opción a hacer el remolon, eran las ocho y media y venia lloviendo, habia que dar un salto de la cama cual gacela, nunca vino diciendo, levantarse que hay que ir al colegio, ni venga dormilones a despertarse, NO, siempre... _"A levantarse que son las ocho y media y viene lloviendo"
No se si eramos tontos y no nos preguntábamos al salir a la galería porque hacia aquel sol radiante o
simplemente la frase en si hacia un efecto subliminal en nosotros, quizás pensar que venia lloviendo nos hacia despertarnos como si tuvieramos que darnos mas prisa por la inclemencia propiamente dicha, en fin, un misterio, el caso era que como venia lloviendo nos despertábamos ipsofacto ante tal circunstancia adversa, pero si algun dia teniamos mas sueño y no haciamos caso a la primera, cosa que pasaba de vez en cuando, pues nos habíamos quedado charlando por la noche en la cama, entonces mi yaya tenia la segunda frase que unida a la anterior era ya super efectiva ... Tras la información meteorológica decía:
-“ Que vengo con la alpargata doblera”
La alpargata, osese la zapatilla, no se si era doblera porque al atizar se doblaba o porque te dejaba doblao, jajaja, pero tampoco quise saberlo, solo al oir que venia la alpargata doblera como un muelle saltabamos de la cama, la yaya nunca nos dio con ella pero sabiamos de su funcionamiento por mi madre y sus hermanos que de pequeños si la habían probado, pero es diferente los hijos a los nietos, la yaya nos consentía y cuando a veces venia con la alpargata lo hacia medio de broma y riéndose, como cuando fregaba los platos y por detras ibamos despacio y le desabrochabamos el delantal, ella hacia ver que no nos oía y luego nos perseguia con la alpargata y nosotros corriamos y nos escondiamos mientras ella hacia ver que no nos encontraba con la alpargata en la mano, pero eso era jugando, cuando lo decía por la mañana tan seria nunca quisimos probar si nos daria o no, por si las moscas.
Cuando mi madre era pequeña un día la probo de lo lindo, era invierno y hacia un frió enorme, estaba con sarampion y en aquella epoca según cuenta mi madre les ponian en la habitación con un trapo en la lampara rojo para que la habitación quedara roja, se creía que si te daba el frió el sarampion se te quedaba dentro, tenian que estar en el cuarto rojo, en la cama y sin destaparse, mi abuela fue a buscar a la cabra que se llamaba Hortensia a la montaña que había al lado de casa, empezo una tormenta y mi madre se asusto, era pequeña así que salio de la habitación y por el pasillo empezó a decir:
 _Mama, mama... 
Como no le contestaba salio al comedor y siguió llamandola, sin respuesta, salio a la galeria y lo mismo, así que bajo al patio y abrió la puerta de la calle asomandose cuando vio venir a mi yaya con la cabra Hortensia y echo a correr para que no la viera y se metió en la cama ya que le habia dicho que como se moviera le iba a dar una pasada de palos con la alpargata doblera, pero la yaya la vio y cuando subio estaba blanca, ni rastro del sarampión, supongo que seria del susto jajaja, con lo cual con la alpargata le saco el sarampión de dentro y dice mi madre que desde luego que se lo saco, la dejo roja como un tomate. 
Mi tía Julita, la pequeña era la mas rebelde, mi abuela tenia una tienda y justo al lado vivía una familia que eran bastante marranos, mi tia a veces iba a jugar con los hijos mientras mi abuela estaba en la tienda y siempre le decía mi abuela ...
_No bebas agua de esa casa. No quería que bebiera agua porque tenian un cubo que sacaban del pozo y bebían todos del mismo cucharon roñoso, mi tia que como he dicho era rebelde, decía...
_ Pues bebere y mi abuela le decia ...
_ Tu bebe
_ Bebere contestaba mi tía respondona 
_Como bebas te daré una pasada de palos con la alpargata doblera.
_Bebere y bebere y bebere ... y mi tia salio corriendo.
Cuando volvió de jugar mi abuela la cogio y pim pam, pim pam alpargatazos al culo, ella callada y cuando acabo dijo
 _ Me has pegado y no he bebido. Y es que era mas chula que un ocho.
Hay muchas mas historias de la famosa alpargata, como cuando mi abuela se entero de que mi tío Pepe hacia campana y lo llevo todo el camino a alpargatazos hasta el colegio o como cuando mi tia Maria, la mayor, cogio unas cuantas avellanas de un saco que habia en la puerta de un colmado y la llevo hasta la tienda a devolverlas a alpargatazo limpio. Así que mi hermano y yo nunca quisimos conocerla a fondo.
Mi tía Maria siempre contaba que había otra cosa a la que le tenia mas miedo que a la alpargata doblera y era a la frase que decía mi abuela cuando estaba realmente enfadada y eso que mi abuela nunca gritaba, ella era la persona mas buena del mundo, pero cuando se enfadaba sin gritar decía cuatro palabras toda seria aun mas bajo de lo que hablaba normalmente y todos firmes, la frase en cuestión era, por ejemplo si queria que hiciera algo le decía...
_Como cuando venga no hayas hecho tal o cual te saco el brazo por la manga.
Mi tía que no sabia muy bien como seria eso, hacia lo que le mandaba si rechistar.
Así pues cuando no hacían lo que decía, mi abuela tenia sus argumentos infalibles... la alpargata doblera, sacar el brazo por la manga, y alguna que otra mas como...
_ Te retuerzo el pescuezo como a una gallina y como tenían gallinero y los domingos comian pollos y conejos que mi abuela en el patio liquidaba pues ante tal afirmación cualquiera decía que no y otra tambien muy eficaz era ...
_Te doy un pellizco que te arranco medio kilo de carne.
Nunca hubiera puesto en practica estos actos solo el de la alpargata pero era decirlo y todos obedecian así que siempre siguió utilizandolos.
Eran otros tiempos, a veces cuando leo las historietas de los hermanos zipi zape corriendo perseguidos por Don Pantumflo me acuerdo de las historietas que me cuenta mi madre, igual que cuando leo las de la familia cebolleta y sus vacaciones pero eso es otra historia que contare otro día.

Habia otra frase de mi abuela que me hacia mucha gracia, cuando ya estaba mas mayor, tenia bronquitis cronica y cuando se estiraba en la cama por la noche le entraba el gargajillo que decia ella y si se reia mas, es decir le subian los mocos al cuello, tosia y entonces cogia su pañuelo y decia ...
_ Escupe Guadalupe que te has tragado un pelo
Y acto seguido escupía en el pañuelo, tantas veces como le subia el gargajillo decia la frase.




1 comentario:

  1. jajajajaja....cuántas anécdotas y cuántas frases! jajaja...pobre tu mamá y tus tíos!...crecieron a alpargatazos! ajajajaja..suerte que ustedes los nietos se salvaron de probarlos1 ajjaja

    Me ha hecho especial gracia esta frase:
    " Escupe Guadalupe que te has tragado un pelo" jaajajaja...me resultó muy graciosa!

    ResponderEliminar

El amor....

Image Hosted by ImageShack.us